miércoles, 19 de julio de 2017

Picos de Europa - Refugio Diego Mella - Collado Jermoso - Las Colladinas - Horcada de Valcavao


Uno de los principales accesos a Collado Jermoso, y quizás el más utilizado por los montañeros, es el que llega a lo largo de las Colladinas, un sendero menos exigente que desde Cordiñanes de Valdeón, pero también muy bonito y perfectamente señalizado. Esta ruta es la que haremos para bajar de Collado Jermoso, a lo largo de las cinco colladinas mencionadas, el Sedo de la Padierna, la Vega de Liordes, el Sedo de Remoña y Remoña, hasta llegar a la Horcada de Valcavao, donde finalizaremos nuestra jornada.

Nos encontramos en el Refugio Diego Mella, donde hemos pasado la noche y uno de los mejores fines de semana en Picos de Europa. Desde aquí, muy cerca de Collado Jermoso, iniciaremos nuestra jornada de hoy, espectacular, de grandes vistas y de preciosos senderos.



Comenzamos rodeando el Argayo Congosto por su parte alta, por un sendero sin desnivel ni dificultad, hasta llegar al desvío hacia la Torre de la Palanca y la Torre del Llambrión, principales cumbres de la zona. A partir de aquí, comenzaría el ascenso que nos guiará hacia las cinco colladinas.




La primera colladina es la que mayor desnivel salva, ya que a partir de esta primera colladina, los descensos y ascensos a las siguientes son bastante cómodos y rápidos. Desde la primera colladina obtenemos unas vistas excepcionales, sobre todo de la zona de Collado Jermoso que recientemente abandonamos. Desde la segunda colladina, la de mayor altitud, veríamos por última vez el Refugio Diego Mella de Collado Jermoso (o por primera vez si elegimos esta vía de acceso, algo realmente gratificante). Las siguientes colladinas son más livianas y las completamos en pocos minutos, dando por concluida esta primera parte de la ruta.







En la última colladina, la quinta, obtenemos unas vistas perfectas de lo que sería el siguiente tramo de la ruta, rumbo hacia la Vega de Liordes. A partir de aquí, la ruta comienza a perder altura, siempre por un sendero de roca caliza y muy bien indicado. El día es caluroso y, de momento, no tenemos ni un sólo respiro con sombra...

Vamos descendiendo, poco a poco y sin dificultad, hasta llegar a las inmediaciones del Lago Cimero, que no vemos desde la senda. Por tanto, nos desviamos para ganar algo de altura y tener una buena panorámica del mismo. Visitado el Lago Cimero, regresamos a la senda oficial por el mismo camino.



Superada esta primera parte del descenso, llegamos al Sedo de la Padierna, una senda tallada en la roca y que nos dejará directamente en la Vega de Liordes. Las vistas desde aquí siguen siendo impresionantes! El camino es bastante cómodo de transitar, a pesar de la caída que mantenemos a nuestra derecha. Con la debida precaución, no hay ningún problema. La primera parte del Sedo de la Padierna avanza en ligero ascenso. En la última parte, en cambio, transita en ligero descenso, pero hacerlo aún más pronunciado en la última parte del sedo, por lo que extremamos las precauciones. Sin prisa, y tras un desvío que nos indicará el camino a seguir hacia Remoña, llegamos a la Vega de Liordes, dando por concluido el Sedo de la Padierna. Mención especial a Pablo, guarda del Refugio Diego Mella de Collado Jermoso, con quien nos cruzamos en este punto. Ascendía a los chicos de España Directo para hacer un reportaje sobre Collado Jermoso.




Lo de la Vega de Liordes es para echarse allí horas y horas... Un pradera hermosa, verde, rodeada de montañas de más de 2.000 metros de altura, enclavada en un lugar espectacular. Sin duda, era tiempo para tomar un respiro y comer. Los geniales Óscar y Rober logran equipar, con la ayuda de los bastones, toallas y alguna que otra piedra, una especie de tendido que nos proporcionaba la sombra justa para poder disfrutar de un rico almuerzo. El calor apretaba, y en Picos de Europa, sobre roca caliza, es aún más intenso. Sin duda, junto al airecillo de la Vega de Liordes, un momento de respiro!


Después de descansar debidamente, continuamos nuestra jornada. Quedaría continuar a lo largo del Collado de la Padierna, rodeando la Vega de Liordes por el oeste y sin perder demasiada altura. Si accedemos al Casetón de Liordes, luego debemos ascender los metros perdidos...


Superado el Collado de la Padierna, continuamos por senda rocosa y bien señalizada, sin grandes desniveles, hasta encontrar un desvío más, por donde giraremos hacia la derecha hacia Remoña. El calor aprieta nuevamente, por lo que es muy importante ir bien protegidos con crema solar, protección para la cabeza y abundante agua.


Seguimos el desvío e iniciamos la última subida de la jornada, rumbo hacia el pequeño collado que da acceso a la Canal de Pedavejo. En este punto, debemos decidir si continuar por la ruta marcada y oficial, por la Canal de Pedavejo, o por el Sedo Remoña. La Canal de Pedavejo es más fácil de transitar, aunque pedregosa, pero es el camino más largo. El Sedo de Remoña desciende más directamente, es más corto, pero algo más expuesto y técnico, debiendo superar un pequeño destrepe. Habituados a las dos jornadas que llevamos de trepadas y destrepes, elegimos descender por el Sedo de Remoña. Para nosotros, buena elección, pues acortamos bastante el camino y el tiempo de bajada y el descenso fue relativamente cómodo. Ojo, no es un sendero para todos los públicos y hay que destrepar una zona algo más vertical.


En el collado que da inicio a la Canal de Pedavejo, giramos hacia la derecha, por un pequeño sendero, bien visible. Este desvío no está señalizado, por lo que hay que estar atentos. Poco a poco, y tras un breve ascenso, llegamos a la parte más alta del Sedo de Remoña. Las vistas hacia el valle y hacia Remoña son espectaculares. La Montaña Palentina aparece y las montañas leonesas son protagonistas. Aquí comenzaría el fuerte descenso hacia Remoña. El sendero está claro y no tiene pérdida, ya que no existe ninguna otra forma de bajar. La primera parte del Sedo de Remoña es bastante cómoda, aunque vamos avanzando con cuidado. Ya casi al final, la zona más vertical, donde es necesario hacer un destrepe. Máxima precaución y se consigue! Continuamos por la senda hacia Remoña, ahora mucho más cómoda, y pronto finalizamos el Sedo de Remoña.





Completado el Sedo de Remoña, la ruta está casi hecha! Echamos la mirada atrás para observar la verticalidad del sedo. Desde abajo, parece imposible descender por ahí! Un poco más a lo largo de la senda bien definida y conectamos con la senda que viene de la Canal de Pedavejo. Estamos ya en Remoña. Aquí también encontramos el desvío que se dirige hacia Fuente De.



Sólo queda regresar al coche por la pista de Remoña, rumbo hacia la Horcada de Valcavao, donde dejamos el coche al iniciar nuestro fin de semana. La pista se ensancha y apenas tiene desnivel. Después de lo vivido, esta parte tampoco ofrece mayores atractivos, por lo que vamos completando la ruta de manera rápida hasta llegar a la Horcada de Valcavao, donde damos por concluida la jornada. Lo mejor, el Macizo del Cornión, que nos vuelve a saludar llegando al coche. Cabe destacar que, oficialmente y a día de hoy (Julio 2017), el tránsito de vehículos sólo está autorizado hasta la Horcada de Valcavao, a pesar de ver coches en Remoña.



Espectacular ruta por Picos de Europa para descender de la hermosa zona de Collado Jermoso. Una ruta perfectamente señalizada, muy completa y con grandes vistas hacia todas las montañas de alrededor. Los sedos son espectaculares y la Vega de Liordes es preciosa. Una de las rutas clásicas de Picos de Europa y obligada para todo buen montañero. Quizás, el acceso más frecuentado y cómodo hacia Collado Jermoso. Hermosa ruta!

Tipo: Senderismo
Fecha: 16 de Julio de 2017
Duración: 4 h. 53 min.
Dificultad: Moderado
Distancia: 7,91 km.
Circular: No
Desnivel acumulado: 477 m. de subida y 710 m. de bajada
Altura mínima: 1.775 m.
Altura máxima: 2.198 m.

Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18696723


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez